Noticias

Últimas Noticias

Sábado, 23 Julio 2016 16:51

“Hay una persecución gremial vergonzosa”

Entrevista a Ezequiel Tosco en Radio Grafica

 

La AGC va tomando forma legal y reconocimiento sindical ¿Por qué surge este espacio gremial?

Surge en el año 1993 a raíz de que empieza a formarse y fortalecerse la informática. Hace más de 23 años. En el medio te vas encontrando con las dificultades propias de una organización gremial, del desarrollo de una nueva industria. Fuimos creciendo, comenzamos a participar de distintas centrales sindicales. Una cosa fue llevando a la otra, nos fuimos posicionando trabajando fuertemente con las bases, con las distintas regiones del interior del país, hoy por hoy tenemos delegaciones en Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, hace poco abrimos la delegación en Bahía Blanca y estamos trabajando con la conformación en otras regionales, fundamentalmente donde están los Polos de Desarrollo Tecnológico, como La Plata y Tandil, entre otros lugares.

La organización sigue avanzando. Ya tenemos la inscripción gremial y hemos llegado a cumplir con todos los requisitos legales, estamos esperando que se avance desde el Ministerio de Trabajo.

 

Un tema que genera altercados es hasta dónde le corresponde a cada Sindicato ¿Cuál es la tarea que corresponde a los trabajadores de Computación?

Es importante aclararlo porque a veces surgen rispideces con otros gremios. Representamos a los trabajadores informáticos de la industria informática, del sector privado. Es decir, los trabajadores informáticos del Estado no nos corresponden a nosotros, sino que estarán en UPCN, en ATE o donde sea, los informáticos de los Bancos responderán a La Bancaria y así con el resto de los sindicatos.

Nosotros representamos a todos los trabajadores de esa industria, desde el pibe que da soporte técnico hasta el gerente.

 

Siendo en su mayoría empresas multinacionales y ante la consolidación de un nuevo gremio ¿Cuáles son los principales conflictos? ¿Las empresas permiten sindicalizarse?

Los trabajadores de la industria nos encontramos con varios problemas. Primero que no hay cultura gremial como hay en otras actividades, por lo cual el compañero es más reacio a agruparse.

Nos ha sucedido algo muy atípico durante el gobierno pasado, ya que siempre hemos querido avanzar en conquistas de los derechos de los trabajadores y se nos ha hecho muy difícil. Entonces se ha generado mucho recelo en el trabajador, con razón: los compañeros nos decían “ustedes son peronistas, dennos los derechos”. En la informática nunca hubo paritarias, entonces se deja en manos del patrón decidir cuánto se dará de aumento. Impulsando cada empresa su propio modelo. La realidad es que las paritarias nunca superaron el 15%. Ese es uno de los conflictos, que es hasta ya una cuestión cultural. Las empresas no se sientan a negociar y le tiran el fardo al Estado diciendo que hasta que no se decida cuál será el gremio no van a respetar los derechos que nos asiste la ley.

Sin embargo, el mayor problema es la persecución gremial que existe dentro de las empresas. Hay empresas vergonzosas.

Está el caso de Globant que es una empresa de más de 5000 trabajadores que ha tenido ganancias superiores a la de Techint por 245 millones de dólares en el último año. Athos, otra empresa gigante son compañías que no permiten la organización sindical. No la permiten por contrato, despiden y amenazan compañeros simplemente por participar. Hace poco en Athos echaron a dos compañeros delegados por reclamar un aumento digno. La trampa es la siguiente: le informan a los trabajadores que van a tener dos aumentos por año, el primero que va a ser de un 16%, pero como no pudieron cubrir el giro que tenían que hacer a Brasil les dijeron que no se podía cubrir y se bajó al 12%, siempre el ajuste es a los laburantes.

Y además eso de que un trabajador informático gana mucha plata es un mito. Lógicamente como en todo grupo de trabajadores habrá salarios más altos y más bajos, nada más que eso. Hoy hay compañeros que no superan los 10.000 pesos siendo trabajadores bien formados, capacitados durante mucho tiempo.

 

¿Cuántos trabajadores tiene hoy la AGC?

Hoy tenemos afiliados 2300 trabajadores, sobre un universo inmenso. Trabajamos mucho con el interior, nuestra idea es fortalecer el sector. Hoy lo que permite el rubro tecnológico es el desarrollo directamente regional porque hoy los jóvenes se pueden capacitar y para ellos es lo mismo estar en Buenos Aires que en cualquier lugar del país. Pueden brindar el mismo servicio por los sistemas de conectividad que existen. Sirve para el verdadero desarrollo regional. Nos hemos enfocado en eso y la verdad que con mucho éxito. Los compañeros se van sumando, en el interior hay menos persecución y acompañan más las centrales sindicales.

Las Tecnologías de Información y Comunicaciones si bien fueron creadas por el capital globalizado, por el imperio podríamos decir, se fueron convirtiendo en una herramienta para la comunicación y organización del campo popular.

Nosotros entendemos de que el peronismo hemos cometido muchos errores. Si bien fue el único espacio que ha puesto a la vanguardia a las tecnologías, nos hemos olvidado de cuestiones básicas en la organización, sobre todo en la cuestión tecnológica. Y vemos como en el avance de la derecha, expresamente en las últimas elecciones utilizan estas herramientas mucho mejor que nosotros.

Lo que nos planteamos es empezar a utilizar las herramientas tecnológicas al servicio del pueblo. Algunos lo utilizan solo marketineramente y utilizan la información que se genera a través del uso de las herramientas y eso lo usan en desarrollos específicos como campañas de publicidad. El peronismo nunca supo analizar cuál es la información con la qué contamos, cómo la ordenamos y cómo con eso construimos política. Nos proponemos desde el PJ Digital por ejemplo meternos en la orgánica y poder sumar a más compañeros y avanzar en estas líneas. Saber que la tecnología vino para quedarse, y que tenemos que aprovechar todo eso para poder avanzar en buscar cuáles son las nuevas necesidades de la sociedad, que para eso también es lo que hacemos como militantes, generar nuevas acciones a favor del pueblo.

Muchas veces en las organizaciones se da forma a la prensa, a la tecnología pero muchas veces los asesores no tienen esa idea de la organización popular.

Hay varias aristas en la cuestión tecnológica. Con el avance constante uno va encontrando nuevos espacios. El haber entregado 5 millones de netbooks a los chicos es algo revolucionario. No por el aparato en sí, sino por el acceso al conocimiento, algo que es fundamental en la época en la que vivimos. Muchas veces en el peronismo, tenemos “viejos carcamanes” o compañeros que todavía no saben ni usar el celular, es difícil explicar la importancia de utilizar las herramientas técnicas como las redes sociales para hacer política en el territorio. Insisto, las 5 millones de netbooks fue un acto revolucionario, pero donde nos quedamos a la mitad fue en resolver como empoderar a esos pibes con la información que le pusimos a disposición. Desde el espacio del PJ Digital tenemos ese desafío, de generar un nuevo espacio y aclarar cuál es la situación ante nuestros dirigentes.

 

Los sindicatos también están tildados como espacios “chapados a la antigua”, ¿ves que se generan nuevos espacios de comunicación o se quedan sólo con su histórica secretaría de prensa, el boletín mensual y nada más?

Es la histórica secretaría de prensa aggiornada con un Facebook y un Twitter. Nos falta mucho desarrollo, entender a la tecnología también como un método de acceso al trabajador, de vinculación con él y de ordenamiento de los servicios que brinda el gremio.

A nosotros nos ha pasado de ir a las empresas en elecciones y que los trabajadores no querían votar al espacio del peronismo. No logramos utilizar bien esas herramientas y ese genera un espacio vacío, y en el peronismo sabemos bien que el espacio que uno no los ocupa, los ocupa otro. Hubo muchos peronistas camuflados que ocuparon esos espacios mejor que nosotros. Por eso estas herramientas no tienen que ser un espacio sólo de comunicación en forma directa hacia la sociedad sino también de interacción entre el trabajador y el gremio. Es una buena alternativa para tener a los compañeros informados, y generar un ida y vuelta con el sindicato.

Ustedes han trabajado fuertemente el tema del voto electrónico. La aplicación en distintos países, en la Capital y lo que quiere implementar Macri en 2017 a nivel nacional.

El voto electrónico se va a imponer en la Argentina, hoy tienen la fortaleza política para impulsarlo a nivel nacional. Nosotros no estamos de acuerdo con este sistema, somos trabajadores tecnológicos, conocemos y sabemos cuáles pueden ser las trampas. Lo que le propusimos a más de un diputado teniendo muy poco eco del poder legislativo es ver cómo se van a generar los controles.

El macrismo lo va a instaurar, porque además estuvo trabajando fuertemente con sectores del peronismo que también quieren aplicar esta metodología. Es importante observar cómo se va a implementar. Se han hecho experiencias con empresas tecnológicas extranjeras –que para darse una idea, son empresas que le han pagado a los trabajadores aumentos salariales paupérrimos- como Magic Software, como Indra. Va a haber que formar a muchos trabajadores, a muchos militantes que van a tener que fiscalizar, a tener que revisar los aparatos. Yo creo que no hay suficiente tiempo ni recursos para formar a todos esos compañeros, todavía no se sabe nada. Hay que prestar mucha atención porque aquí lo que está en juego es la democracia, tenemos que saber exactamente cómo se va a administrar y controlar.

 

Por el desarrollo de la industria se da que hay un mercado laboral con mucho recambio ¿Las empresas “juegan” con este ejército de reserva en el sector para operar sobre las plantas de trabajadores?

Es cierto que hay una necesidad de cubrir entre 5000 y 10.000 puestos por año por como viene desarrollándose la industria. Ahora bien, el modelo también va variando según como se oriente la economía. Hoy se está instalando un modelo indio de desarrollo de la tecnología. Lo que se pretende es traerlo a Latinoamérica porque al mundo anglosajón le conviene. Eso nos convierte solo en un sector de servicios, hay que tener mucho cuidado y por eso la organización gremial es importante dentro de la industria para cuidar los puestos de trabajo y defender la industria nacional. Algo que tenemos que ver más en profundidad es la utilización del Software Libre. Para ser claro, son 20mil millones de dólares que se les dan a Microsoft o son 20mil millones que se les ponen en el bolsillo a los trabajadores: o se pagan licencias, o se paga a los compañeros para que desarrollen la tarea.

Por ejemplo, en Venezuela cuando fue el golpe de Estado de Chávez, desde Seattle las oficinas de Microsoft tomaron control de la petrolera PDVSA ¿Dónde está la soberanía en esos casos? Nosotros aun no tenemos ese problema pero sí debemos tener en cuenta que esa soberanía política y tecnológica también están en juego.

 

¿La clase política no toma esto por desconocimiento, comodidad o por otro motivo?

Un poco de todo, también hay un lobby muy fuerte de las empresas. Cuando Macri fue a Davos se juntó con Facebook, Microsoft, Google y Apple. Empresas que están muy fuertes en Argentina. Estas y otras operan para que tampoco haya gremios. Por caso Globant, que opera en la bolsa de Nueva York, ve desvalorizada sus acciones si se crea un gremio acá porque se lo considera un riesgo. Son cuestiones de la empresa que analizar de otro punto de vista.

Globant es una empresa que desarrolla software y que ha trabajado con todos los gobiernos. Es peligroso que se desarrolle fuertemente en el interior porque frena el crecimiento local de las distintas regiones, va y compra empresas o suma trabajadores con el “salario virtual” que es sumar personal no a cambio de un sueldo sino de tener a una empresa como esta en el currículum. Cabe destacar que hubo un a errónea política de ex y actuales funcionarios que le han dado una gran cantidad de emprendimientos para controlar y la han eximido de impuestos, no viéndose esto reflejado en los salarios de los trabajadores.

 

Volviendo al ámbito sindical, conociendo el paño ¿Hoy la CGT contempla sindicatos nuevos, más pequeños o se basa en los viejos elefantes del mundo sindical?

Todavía se basa en los gordos. Los accesos que hemos tenido hasta el día de hoy tiene que ver mucho con esfuerzos personales de distintos dirigentes que nos han dado un lugar, pero hay sectores que son muy reacios, que han vetado nuestra participación por intereses propios. Va en cada gremio, a medida que crece en número y organización, generarse espacios. Hasta hoy ha sido más por buena voluntad de algunos dirigentes que por la estructura.

Cuando un gremio “raro” como el de computación irrumpe sucede esto, pero mirando hacia delante, por el sector que representa la AGC tiene una perspectiva de crecimiento muy grande.

Si al país le va bien a todos nos va a ir bien. Hay algo de eso. Es un gremio que se orienta a que va a tener muchos trabajadores. Por ahora estamos enfocados en generar organización, cultura gremial y fortalecer la conquista y defensa de los derechos de nuestros compañeros. Hoy por hoy ese es el objetivo y luego vendrá la discusión de posicionamiento, en otra etapa.

Esto tiene mucho que ver con lo que plantea la Corriente Político Sindical Federal, la idea de construir un programa que exprese la agenda de los trabajadores.

Es fundamental trabajar en un programa en la CGT, porque eso nos da un camino a seguir. Después puede haber bifurcaciones, pero es central hoy tener un programa sobre el cual poder avanzar para tener una hoja de ruta, y realmente el programa que se presenta desde la Corriente y el núcleo del MTA genera unas bases fundamentales, históricas del sindicalismo de liberación expresadas en los 26 puntos de Ubaldini, en La Falda, Huerta Grande. Eso es lo que está metido en la discusión de hoy y que apoyamos fuertemente.

También fortalecimiento de las regionales que es algo donde la AGC ha hecho pie firme. Llegar a lugares donde peyorativamente se excluye del desarrollo tecnológico.

Empezamos a trabajar fuerte en las organizaciones territoriales porque entendimos que la tecnología permite que el desarrollo tanto de esta industria como otras, no tenga que trasladarse a Buenos Aires.

Hoy se logra interactuar con los distintos puntos del país, y eso hace que tengamos la responsabilidad de estar con los trabajadores que allí se esfuerzan.

 

Finalmente, qué perspectivas tenés hacia el 22 de Agosto? La Corriente tiene su lugar en la CGT?

Hoy todos los sectores están en campaña. Es fundamental que la Corriente y el Núcleo del MTA tengan voz en el reordenamiento de la CGT, que todavía no sabemos cómo va a ser ya que siempre se define a último minuto. Creo que tenemos candidatos muy buenos, el Gringo Amichetti y Sergio Palazzo son grandes cuadros respaldados por fuertes organizaciones que han logrado llevar adelante esta construcción desde hace mucho tiempo. Es importante tener esta voz institucionalmente, pero aunque no se formalice, va a seguir estando.

Ya se demostró el 29 de Abril, somos los trabajadores los que nos queremos juntar. En cada reunión se escucha a los trabajadores cantando por la unidad. Se viene creciendo desde el pie como se dijo en Villa Constitución. Las bases son las que empujan a las cúpulas a tener que tomar posiciones en conjunto.