Noticias

Últimas Noticias

Lunes, 10 Julio 2017 00:23

9 de Julio – La necesidad de fundar una Patria Digital

Un día como hoy, hace 201 años los padres de la Patria fundaban nuestra República, en esta fecha en honor a ellos tenemos la obligación de sentar las bases para una Patria Digital, que nos permita incluir a todos los argentinos en el marco de la Sociedad del Conocimiento.

Argentina celebra hoy el duogentécimo primer aniversario de su Independencia, aquellos patriotas, jamás pudieron dimensionar de ninguna forma los desafíos que el progreso traería y cómo afectaría a la Sociedad.

El avance de la Revolución Industrial nos pone frente a una cuarta etapa de evolución, que definitivamente va a cambiar la forma en la que los seres humanos vivimos, trabajamos y nos desarrollamos, amenazando con enormes espacios de inequidad en aquellos ámbitos que no sean parte de esta nueva etapa fundacional.

El mundo del trabajo se constituye como eje central de la economía, y es el talento de cada trabajador un nuevo patrón economico, que marca el valor de las organizaciones.

Contrariamente a lo sucedido en la Revolución Industrial, tanto la infraestructura industrial, como el capital juegan roles secundarios en la conformación del valor en esta nueva economía.

La innovación y el progreso

La innovación se ha constituido en un fuerte factor del progreso, los círculos virtuosos de cada vertical de negocio se alimentan con singular voracidad de las usinas intelectuales que forjan valor sustentados en la adquisición del conocimiento continuo.

El surgimiento de una Sociedad Mundial de la Información como secuela de la revolución de las nuevas tecnologías no debe hacernos perder de vista que se trata sólo de una herramienta para la realización de auténticas sociedades del conocimiento.

El desarrollo de las redes no puede de por sí solo sentar las bases de la sociedad del conocimiento, tanto los gobiernos como los empresarios, deben allanarse a la realidad y reconocer los derechos que la constitución asigna a los Trabajadores.

Como tales, tenemos una visión del futuro que nos preocupa.

Sabemos que necesitamos educar y reeducar a todos los trabajadores, pero nuestra experiencia nos indica que ni los empresarios, ni la política que ejerce cada gobierno tienen respuestas concretas para un mundo automatizado y robotizado.

Buscando un lugar en la nueva economía

En las Sociedades del Conocimiento Emergentes se genera un círculo virtuoso, en función del cual los progresos del conocimiento producen a largo plazo más conocimientos, utilizando a las innovaciones tecnológicas como aceleradores del proceso.

La Cuarta Revolución Industrial ha significado la entrada de información y conocimiento en un método acumulativo que Manuel Castells ha determinado como “la aplicación [del conocimiento y la información] a los procedimientos de creación, procesamiento y difusión de la información en un bucle de retroacción acumulativa entre la innovación y sus utilizaciones prácticas”.

El talento de los trabajadores en este entorno se convierte en el impulso eléctrico de la sinapsis que debe darse entre las corporaciones que generan riquezas y el Estado que debe asegurar la equidad e igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos.

Las formas de gobierno, de comercio y producción redactadas hace dos siglos, deben adaptarse a este nuevo entorno, y es obligación del Estado que cada sector obtenga las  herramientas necesarias para desarrollar el futuro hoy.

Sin dudas la Sociedad del Conocimiento en su conjunto es reconocida como tal por todos los actores, lo cual nos permite replantear el concepto de desarrollo tal como lo conocemos.

Los trabajadores en el centro de la escena de la Patria Digital

Los trabajadores informáticos, nucleados en la Asociación Gremial de Computación, hemos discutido en nuestro último plenario celebrado el pasado mes de abril, sobre el futuro del trabajo, sobre la innovación y nuestro rol en este nuevo entorno, donde las nuevas tecnologías son temidas como una amenaza para el empleo y la seguridad social.

Esta percepción, que consideramos errónea, se basa en la profunda transformación de los procesos productivos que, con la incorporación de la automatización y la Inteligencia Artificial (IA), ha determinado la desaparición de muchos oficios y ocupaciones propios de la industria manufacturera, al tiempo que han ido surgiendo otros nuevos, inimaginables antes de la masificación de la Informática y la instalación de Internet como parte imprescindible de nuestra vida cotidiana.

Un nuevo escenario

En este contexto, el cambio permanente se ha convertido en la única variable fija de la nueva economía, que ya no está orientada a producir bienes tangibles sino a elaborar productos y entregar servicios basados en el Conocimiento.

Hoy, sabemos que somos un actor fundamental para la construcción de una nueva sociedad, con más justicia social, más independencia económica y más soberanía política y que contamos con la capacidad necesaria para motorizar la innovación dinamizadora de la economía internacional, como también las economías regionales.

Un concepto que construye puentes y no divide

Desde la Asociación Gremial de Computación estamos tendiendo puentes con otras organizaciones gremiales, para acompañarlas en la necesaria adaptación a esta nueva realidad. Queremos colaborar con nuestros compañeros de otras industrias y ramas de la actividad a cobrar protagonismo en este mundo digital que avanza en forma vertiginosa.

Una Patria Digital, nos brinda un marco de transparencia y equidad para garantizar la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos.

Vemos necesario el fomento a las inversiones masivas -en los próximos decenios- en educación así como en investigación, desarrollo e innovación.

Creemos en un nuevo concepto de formación continua, en la que podamos invertir el flujo del conocimiento, haciendo que este vaya en busca de cada trabajador, y ya no tenga que acudir a un punto “exclusivo” para fortalecer sus competencias y habilidades.

Democratizar el Conocimiento

Una Patria Digital es la garantía de la democratización del conocimiento, es la puerta de entrada al mundo del trabajo para miles de jóvenes que serán protagonistas de empleos y oficios que aún no existen, pero que hoy están preparándose para ser parte del mundo productivo revolucionado por las nuevas tecnologías, pero preparados con metodologías y planes de estudios pensados en el siglo XIX.

La llegada de las grandes fuerzas vivas de la sociedad a la economía del conocimiento, es decir la real inclusión digital del pueblo en esta nueva etapa, es la única garantía de soberanía,  soberanía tecnológica.

Otrora se peleaba con el comercio cruzando cadenas en un río o con un sable, hoy la lucha en esta gran aldea que son las redes. Inspirados en las grandes gestas de los que hoy recordamos, debemos comenzar una nueva batalla, una batalla por la inclusión de los trabajadores.

Con sentimiento patriótico

Nuestro pabellón, en alto, nuestra escarapela en el corazón. Nuestro pueblo no solo debe ser consumidor de tecnología importada, sino que debe ser artífice de la génesis de la nueva generación. Un pueblo ignorante, es un pueblo fácil de engañar y manipular, y es nuestra misión ser parte de la formación de nuestra nación.

No podemos ser imprudentes en este sentido, los trabajadores somos el pilar fundamental de la nueva economía digital y la clave para integrarnos al complejo mundo que se configura en el siglo XXI, caracterizado por la distribución a nivel planetario que las corporaciones hacen de los procesos productivos y la creciente dificultad que afrontan los Estados para hacer respetar su ordenamiento jurídico en el marco de la globalización económica.

Nuestro talento -como trabajadores de la tecnología- fue el gestor de la aceleración de los procesos productivos que hoy generan riqueza; a partir de nuestro talento se acuñaron claros conceptos de agilidad en los negocios. Los informáticos tenemos la capacidad y la  inteligencia para adaptarnos al cambio permanente que demanda la economía digital globalizada..

Valores

Nos adaptamos a todo, menos a la vulneración de nuestros derechos: 25 años de lucha son nuestro mejor aval para alzar nuestras banderas y reclamar nuestro legítimo derecho en una Patria Digital de la que somos protagonistas en el siglo XXI.

 

Comisión Directiva y Cuerpo de Delegados

Asociacion Gremial de Computacion

Acceso Afiliados

Navegar